P08 Actos de habla, presuposiciones e implicaturas: ‘Oh, Brother!’

La comunicación continua a la que estamos expuestos día a día, supone un aprendizaje que a menudo se traduce en un ahorro de vocablos. De este modo, y con la cooperación de emisor y receptor, tratamos de expresarnos de la forma más clara posible con la menor cantidad de palabras.

La comunicación convencional, pero sobre todo la publicidad, tratan de llamar la atención del público rompiendo estas fórmulas, las máximas de Grice, que proclamaban: sinceridad, claridad, relevancia y exactitud.

Vemos que toda expresión tiene un componente que se presupone y otro que se implica, es decir, cualquier enunciado contiene en sí mismo un significado que se nos presenta como inmediato y otro significado para el cual es necesario un conocimiento previo de la situación. Por ello, ante un enunciado es mucho más importante responder a la pregunta “¿Qué quiere decir?”. Porque hablar no es solamente informar, también se pretende transmitir una emoción.

El anuncio de Seat nos relata la historia, además a modo de musical, de una familia que tiene problemas para acomodar en su hogar y en “su coche” a un monstruo que crece cuánto más amor se le da. Llegará un momento en el que el dulce monstruo tendrá que quedarse en casa porque ya no cabe en el coche, lo que implica estar separado de su familia. La solución a la falta de espacio: Seat Altea XL.

Atendiendo a los tres niveles elementales del acto del habla, el acto locutivo queda plasmado en la voz en off, en lo que nos cuentan los personajes y, por supuesto, en las imágenes.  Sin embrago, el acto ilocutivo trae consigo una mayor carga sustancial. Una voz en off nos dice: “Se alimenta del amor que le das, cuánto más amor le des más crecerá”. Esto ya nos hace pensar que tarde o temprano va existir un problema de espacio, puesto que el peludo monstruo no va a parar de crecer porque… ¿cómo se puede dejar de querer a alguien? Esta información no solo nos viene dada por las palabras sino también por las imágenes que vamos viendo, por ejemplo cuando están jugando al escondite, dado el tamaño del monstruo, éste se esconde detrás de una minúscula rama, donde inevitablemente queda totalmente al descubierto. Más adelante, vemos que ya existe el problema: en las escaleras y, seguidamente, en el coche. El acto ilocutivo va dirigido con más fuerza y consigue producir un efecto en el receptor. Poco a poco el anuncio ha conseguido familiarizarnos con el monstruito, el pequeño ya no es tan pequeño, lo que produce al receptor cierta afinidad y emotividad. La canción también aporta ese remate de dramatismo, el peludo Brother se convertirá en uno más de la familia, en un hermano y en un hijo. El valor perlocutivo resulta de este planteamiento, las familias van creciendo, los niños van creciendo y es preciso más espacio, a la vez que requieren comodidad y bienestar. Eso es lo que nos ofrece el nuevo Seat Altea XL, además de todas las prestaciones que nos brinda cualquier Seat.

Al usar el lenguaje, por lo general comunicamos más significados de los que están contenidos literalmente en lo que decimos, pues los hablantes además de decir, implican. Una vez recibido el mensaje, el receptor realiza una interpretación inmediata del mismo obteniendo la información explícita y una serie de presuposiciones que extrae al situar el mensaje en un determinado contexto. En el caso de este spot, los creativos hablan de la separación por causa obligada de un ser querido y sugieren, a través de la narrativa, que la solución a este problema es encontrar un espacio amplio donde quepan todos: el Seat Altea XL.

Existe entre los hablantes un principio de cooperación que permite al receptor deducir una información implícita en lo dicho por el emisor, al compartir estos un propósito común. Cuando hablamos de un anuncio publicitario, tanto el emisor como el receptor son conscientes de que la intencionalidad del mismo no es otra sino vender algo. En este contexto, la persona que está viendo el anuncio entiende que si quiere eludir el problema que se está presentando debe comprar el producto anunciado. Está información adicional ha venido a denominarse implicatura. A día de hoy, es precisamente este concepto uno de los pilares básicos de las estrategias publicitarias , pues otorga sutileza y en cierto modo, credibilidad al mensaje.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Pragmática y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s